Desde 2011 las políticas austeridad y reformas, hacen que la autonomía local sea un mal chiste. Sin aclarar las competencias, sin establecer sistemas de financiación estables, transparentes y equilibrados, no puede haber desarrollo municipalista.

Anuncios