Buscar

Emilio Delgado Orgaz

Diputado de la Asamblea de Madrid por PODEMOS

El Himno, como síntoma.

marta-sanchez-kNhH-U5010042009383xG-624x385@RC

El intento de Marta Sánchez de poner letra al himno de España no me parece ni espontáneo, ni casual, ni una iniciativa unilateral de la cantante. Pura percepción personal sin nada material que permita confirmarla, pero la rápida difusión, la sobrereacción en torno a su supuesto éxito (que es más un pronóstico que un diagnóstico), la campaña en redes recogiendo apoyos y el aplauso cerrado de sectores conservadores, me hacen ser así de picajoso, que le vamos a hacer.

Tampoco comparto buena parte de la letra, porque me parece que más que lanzar un mensaje para todos los españoles y españolas, vuelve a tratar de hacer tragar con ruedas de molino a una parte -No pido perdón, Dios, España Grande…-. Ese, creo, no es el camino para construir denominadores comunes que se puedan compartir por el conjunto, siguen dejando a mucha gente fuera y refuerzan la idea excluyente de España que tan malos resultados está dando para la convivencia.
Mas allá de eso, la iniciativa ha sido respondida por el arco progresista en el mejor de los casos con desgana y cierto aire de superioridad sobre un nacionalismo español que se percibe antiguo, casposo o cutre, pero sin ofrecer ninguna alternativa. Cada vez que aparece la bandera, las instituciones o los símbolos en los que se encarna la idea de España, sectores progresistas muy importantes se mueven entre el desdén y el desprecio pero sin tomar la iniciativa para abrir otros horizontes que puedan ser compartidos por mayorías que si se identifican con la idea de España o que al menos se sienten incluidos en ella.
Muchos comentarios han apuntado a que esto es una simple cortina de humo. Habrá reconocer que España y su bandera a menudo le sirven al PP para tapar sus verguenzas, pero quedarse ahí no ofrece ninguna guía para los próximos pasos ni ningún hotizonte de acción política. En cambio, preguntarse por qué disponen en exclusiva de esa corina, o quien se la ha regalado todos esos años para que puedan usarla a su antojo, si que permite extraer algunas ideas para que en el futuro no puedan seguir usando los símbolos nacionales para ocultar aberraciones, cohesionar a los suyos y dividir el campo de juego en el sentido que les es más favorable.
Si por el contrario no hay reflexión, ni otra reacción más propositiva ante ningún debate sobre los símbolos nacionales que poner cara de asquete y soltar gracias, tenemos un problema político de primer orden derivado de la renuncia a entender una de las razones importantes por las que se ha sido incapaz de construir un espacio político alternativo con capacidad de gobierno.
En primer lugar porque lo simbólico construye identidades y el peso de las identidades en política, suele ser superior al peso de los argumentos o de los programas electorales, pero también porque alguien que tiene esos evidentes problemas para tratar con naturalidad los símbolos de la comunidad en la que se inscribe, está incapacitado para poder gobernarla.
La izquierda española lleva teniendo problemas desde hace muchas décadas para articular una propuesta de modelo territorial así como para relacionarse con los símbolos del pueblo al que (se supone) aspira a representar; Del clásico “Un patriota a un idiota” al “España es una patraña” todo un catálogo de cánticos y consignas rechazan identificaciones, símbolos y sentimientos que la derecha ha ostentado en régimen de monopolio desde el golpe de estado en el que ganaron “los nacionales”.
Ganaron, y durante muchísimo tiempo llenaron ellos de contenido la idea de España y sus símbolos, arrogándose para sí lo que era de todos y todas. Así de sencillo. No ha habido proceso de reparación, ni políticas públicas, ni reconocimiento que hayan permitido elaborar ese duelo, es cierto, pero no superar esa fase histórica supone convertir el futuro en estatua de sal.
La cuestión es si de aquella derrota saldrá algo más que un profundo trauma incapacitante, semilla de derrotas presentes y futuras que a su vez provocan más traumas, más derrotas y más impotencia en una espiral de decadencia de la que los sectores conservadores del país son los principales beneficiarios.
Esta situación pesa como una losa en las aspiraciones de cambio de un pueblo al que ese trauma de la izquierda le trae sin cuidado (especialmente entre los jóvenes a quienes remontarse a él les parece viajar al siglo XII) y en el que la inmensa mayoría no tiene ningún problema con todos esos símbolos e identificaciones, de la bandera al himno pasando por la idea de ser español.
¿No cabe incorporarse con normalidad a una idea de España más democrática, más moderna y abierta? ¿No hay mimbres que nos permitan construirla entre todos?.
España son también las madres de mi barrio haciendo malabares con sueldos de hambre para sacar a la familia adelante, son nuestros deportistas y nuestras científicas, los jubilados poniendo su pensión para rescatar a sus hijos e hijas cuando el gobierno rescataba bancos, las actrices y artistas, son voluntarios apagando incendios o sacando chapapote de las playas, es el avance en términos de protección de la infancia de los últimos 60 años, es el 15M y el “No a la Guerra” y la PAH… Si le regalamos al adversario la posibilidad de establecer qué es y qué no es nuestro país, de definir quien queda dentro y quien queda fuera… ¿Dónde creemos que nos pondrán a nosotros?.
Si quien pretende cambiar el estado de las cosas no asume esto, en cada crisis de estado, en la cuestión vasca o catalana, en cada mundial, en cada día de la hispanidad o debate sobre la nación va a sufrir y a sangrar. Y va a perder terreno dejando en manos de los sectores más conservadores potentes agregadores sociales como la idea de nación y los sentimientos de pertenencia que genera.
Puede que el debate sobre la pertenencia nacional, la bandera y los símbolos, no forme parte de lo urgente (o si), pero desde luego forma parte de lo importante en la medida en que con él se configuran importantes bloques sociales que ponen y quitan presidentes y que en definitiva, deciden que tipo de país somos y seremos.
Anuncios

El Partido Popular frente al 18 de Julio… de 2017.

El 18 de Julio de 1936 parte del ejército español daba un golpe de estado contra la legalidad vigente comenzando una Guerra Civil que arrojaría cifras de víctimas que oscilan entre medio millón y un millón de personas. Muchas de ellas no murieron en la contienda sino que fueron asesinadas en lo que se denominaron ejecuciones sumarias y paseos.

Tras la guerra, la persecución sin tregua del bando perdedor desató una cruel represión contra cualquier elemento susceptible de ser asociado a la España Roja (O que simplemente reclamara democracia, libertad o justicia).

Hoy nuestro país es, tras Camboya, el que tiene un mayor número de desaparecidos en fosas comunes.

El mundo entero entendió que en aquel conflicto se estaban sentando las bases de lo que sería Europa más tarde: o un espacio democrático y de progreso, o un conjunto de dictaduras totalitarias. Se avanzaba la gran guerra que libraría después el mundo contra el ejército Nazi.

Teniendo esto nítidamente claro, miles de personas acudieron a España arriesgando sus vidas, a luchar muy generosamente contra la posibilidad del triunfo del fascismo. Uno de ellos, Oliver Law lo hizo de la mano de la Brigada Lincoln, en la que siendo como era un hombre negro, pudo comandar por primera vez en la historia de los EEUU a compatriotas blancos.

Está enterrado en Brunete, muy cerca de donde escribo hoy esta nota.

Se han escrito toneladas de libros posteriormente sobre las consecuencias del resultado de aquel golpe de estado, de la guerra civil, y de la Dictadura posterior.

Las empresas que se hicieron ricas con la mano de obra esclava y que hoy lucen sus siglas en los tablones del IBEX 35, el exilio de miles de compatriotas a campos de internamientos de refugiados, el exilio interior de quienes se fueron de un país al que no posrían regresar nunca porque la cultura, la sociedad, y hasta la estética de su patria fueron arrasadas para siempre.

Se salió tarde de aquel infierno, y se salió mal. Un velo de silencio sobre víctimas y verdugos cubrió la transición política en la que hubo nuevamente que poner cuerpos de jóvenes para para poder alejar al país de la vieja dictadura. Luego muchos se han querido apropiar de ese esfuerzo colectivo, ponerle marca y derechos de propiedad.

Si te descuidas hasta los que se oponían al proceso.

Desde entonces nuestro país tiene la memoria rota. No ha habido forma, ni intentos siquiera destacables, de repararla.

Los dos grandes partidos, cada uno por motivos distintos. No han encontrado tiempo, alicientes o motivaciones para encarar un proceso de reconciliación nacional que incluya en la memoria de los hechos la verdad, la justicia y la reparación que las víctimas merecen.

Si la conocida como Ley De Memoria Histórica del PSOE dejó absolutamente insatisfechas las aspiraciones de las asociaciones vinculadas a la recuperación de la memoria histórica, el PP por su parte ha presumido públicamente de dotarla con cero euros, y ha consentido que portavoces oficiales del partido faltaran al respeto de forma reiterada a la memoria de las víctimas de forma obscena.

Sólo la pertinaz obstinación de las asociaciones civiles de Memoria, y la popularización de algunos casos como recientemente ha ocurrido con Ascensión Mendieta (Que ha podido exhumar y enterrar los restos de su padre tras muchos años de esfuerzos y las donaciones de los trabajadores de un sindicato noruego de electricistas que supieron de su caso y decidieron ayudarla economicamente), están permitiendo poner sobre la mesa la necesidad de una verdadera política de Memoria.

En este sentido se entienden también algunas iniciativas llevadas a cabo por Municipios del Cambio.

Hoy , la mañana del 18 de Julio de 2017, hemos asistido a la inauguración del paseo de la memoria en la “Finca Liana” de Móstoles. El paseo consta de más de una veintena de placas conmemorativas que hacen referencia a personas del municipio asesinadas por el franquismo, y desemboca en un Gernika de Hierro, obra del escultor local Paco Cobo que tiene la siguiente inscripción : ‘Porque fueron somos, porque somos, serán’.

El paseo también recuerda a dos vecinos de la localidad que fallecieron en el campo de concentración nazi de Mathausen-Güsen, en Austria. También a Modesto Montero, Alcalde de Móstoles en 1936 y a su mujer Orencia Jara, fusilados con dos meses de diferencia.


photo_2017-07-18_17-07-30

A la inauguración han asistido asociaciones de Memoria, miembros de la Junta Estatal Republicana de Móstoles, y una representación de todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento. ¿Todos? No, el PP no ha tenido a bien asistir.

Y no es un caso aislado, recientemente se ha conmemorado el 80 aniversario del bombardeo de Gernika, allí asistieron representantes de numerosos paises e incluso una delegación de Hiroshima y Nagasaki, ni un solo miembro del gobierno español asistió a la conmemoración.

Desarrolla el PP una política partidista para con las víctimas de la violencia política, afianza una dinámica que ensalza a unas víctimas y ningunea a otras, que presenta a las víctimas como una cuestión de parte y renuncia a entender que las víctimas son de todos y de nadie a la vez, que no son un medio sino un fin en sí mismo, que no son un instrumento.

Este comportamiento, sólo puede entenderse desde una lealtad mal entendida para con el pasado, cuando no de un sentimiento de culpa desproporcionado en la medida en que le impide asumir en la actualidad que no hay, a estas alturas de la historia, unas víctimas “nuestras” o “vuestras”, hay víctimas de vulneraciones de derechos humanos que merecen todos los derechos y consideraciones independientemente de su adscripción ideológica. Pero merecen, también, un acuerdo social que sitúe a las víctimas como víctimas y a los agresores como agresores.

Este acuerdo hoy está asentado sin mayor trauma en practicamente todos los países de Europa a excepción de España, en los que se asume que no se puede ser demócrata sin ser antifascista.

Es conocida la resistencia que ha mostrado la derecha en nuestro país a entrar en muchos consensos históricos que, después, ha reclamado como un éxito propio (Basta pensar recientemente en el papel de algunos portavoces del PP en el día del orgullo gay), por eso es importante que comprenda que para miles de personas en España, esta vez los tiempos son cruciales. De poco le va a servir a muchas personas que algunos asuman estas cuestiones dentro de diez años.

Es ahora, cuando aun viven, cuando necesitan a las instituciones de su país a su lado.

En ese sentido, creo que el papel de muchos ayuntamientos en los que las fuerzas de cambio tienen una presencia decisiva, es fundamental.

Como decía hoy el portavoz de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Bonifacio Sánchez: “debería haber un paseo de la memoria como este en cada uno de los pueblos de este país“.

Porque cualquier persona, da igual si se siente más conservadora o más progresista, entiende perfectamente que todas las víctimas merecen todos los derechos.

Emilio Delgado Orgaz 18 de Julio de 2017

Dimiten a Aguirre para que siga Cifuentes.

 

Sobre la dimisión de Esperanza Aguirre.

Durante varias décadas el Partido Popular de Madrid ha construido una poderosa estructura ilegal que enlaza a Políticos de Primera línea en la Comunidad, Concejales y Alcaldes de toda la región y empresarios que han accedido a contratos públicos a cambio de sobornos y favores: Prostitutas, Viajes, Pisos….

La vieja guardia de esa estructura, encarnada en Esperanza Aguirre, hace tiempo que se ha convertido en un lastre para quienes pretenden tomar el relevo en el Partido Popular de Madrid, aunque éstos últimos (O últimas) no acaban de llegar precisamente, sino que llevan muchos años en el Partido Popular y deben sus posiciones políticas actuales al impulso de toda esta trama.

Esa organización ilegal, ha combinado de forma magistral una magnífica comunicación política, una poderosa maquinaria de propaganda (Pagada a menudo con fondos públicos), la televisión pública en régimen de monopolio, la amistad de empresarios del mundo de la televisión privada a quienes concedió licencias, subvenciones y facilidades, una pobrísima oposición que ni supo ni quiso enfrentarse a esta organización de tintes mafiosos y el cultivo con esmero de los favores de las personas más poderosas del país; ya fuera en palcos de fútbol o en los aledaños de lo más reaccionario de la Iglesia Católica española.

Han sabido tejer una impresionante red de productores ideológicos no formales: Blogs, Fundaciones, Universidades y colegios privados, asociaciones aparentemente independientes e inocuas (En la consolidación de una mentalidad y una cultura propicia para el PP de Madrid han jugado un papel fundamental asociaciones como  “HazteOir”, “Manos Blancas”, “Peones Negros”, etc…).

Hoy dimite Esperanza Aguirre, pero la cuestión crucial no es esa.

El pasado sábado asistí al Consejo Ciudadano Ampliado de Podemos en la Comunidad de Madrid donde debatimos acerca del escenario político actual. Paso a dejar constancia, como lo hice allí de mi posición.

Lo que ocurra en los próximos días, incluida la posible moción de Censura, va a prefigurar en buena medida el escenario en el que demos la pelea electoral de 2019, por eso debemos pensar en sentar la base del marco ideológico más favorable posible para dar esa confrontación electoral.

Cristina Cifuentes se va a esforzar, ya lo está haciendo, en que la pregunta que se hagan los madrileños y madrileñas en ese momento sea si ella, Cifuentes, es lo mismo que el resto del PP o no.

Nosotros debemos procurar que la pregunta que se hagan sea otra, si un partido que ha sido incapaz de tener un Secretario General condenado o en la cárcel los últimos 20 años debe ser quien nos gobierne de aquí en adelante o si por el contrario debe pasar a la oposición.

Todo lo que sea poner el foco en Cifuentes, abre el primer debate y creo que no es el adecuado.

Cifuentes pretende desentenderse del PP, de sus escándalos y de su mala imagen. Nosotros debemos encajarla ahí permanentemente. Quizás haya que sugerirla que si no quiere tener que ver nada con el PP, debería presentarse a las elecciones por otro partido. De lo contrario, y  en la medida en que lo haga impulsada y apoyándose en estructuras congénitamente corruptas, es beneficiaria, heredera y corresponsable de ellas.

En lo relativo a la posible moción de censura creo, como lo creía hace unos meses, que merece la pena valorar la posibilidad.

Me preocupan algunos riesgos: Dar al psoe un protagonismo que no tiene en la actualidad en la vida política madrileña, reforzar a Cristina Cifuentes si no andamos con cuidado o parecer impotentes o ineficaces ante la gente si no andamos con cuidado.

Parecer impotentes no tiene que ver con ganar o perder esta moción, sino con que ésta pase sin pena ni gloria.

Para conjurar ese peligro, creo imprescindible una gran activación de todas las personas que colaboran con Podemos dentro y fuera de los círculos. Y aquí de nuevo el demonio está en los detalles, no veo sentido a movilizarnos en formatos clásicos para denunciar lo obvio.

Encuentro, por el contrario, muy interesante la posibilidad de salir a la calle a exponer todos nuestros avances y propuestas que harían de la Comunidad de Madrid una realidad bien distinta.

Por ejemplo, si hubiéramos podido desarrollar la propuesta de crear un Banco del Agua con el Canal de Isabel II tras devolverlo a su condición de bien de interés público en lugar de Sociedad Anónima (como planteábamos en el programa electoral), hubiera sido imposible que hicieran del mismo una de las fuentes de la corrupción en Madrid.

Además, contamos con innumerables ejemplos en muchos Ayuntamientos que hoy ya gobernamos o co-gobernamos, de servicios remunicipalizados exitosamente que hoy son más eficaces, más baratos e impiden el enriquecimiento de unos pocos a costa de lo que es propiedad de todos y todas.

Una movilización así, mostrando todos estos ejemplos en positivo mientras en paralelo se evidencia que el PP no tiene más proyecto para Madrid que el saqueo, creo que si nos permitiría sumar a mucha gente a nuestro proyecto y situar el debate en los términos que más nos interesan.

Vamos a ver que ocurre, pero tengamos presente que hay dos fuerzas interesadas en producir cambios: Una la formamos todos nosotros y nosotras, y otra la forman quienes necesitan cambiar algunas cosas para poder seguir mandando como siempre.

 

Emilio Delgado Orgaz
Diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid.

 

 

Sobre los presupuestos de la Comunidad de Madrid 2017

¿Cómo es el proceso de elaboración, aprobación y desarrollo de unos presupuestos de 18.000 Millones de euros?. Te cuento mis impresiones al respecto.

Sobre el nuevo Plan de Inversión Regional

Intervención en la Asamblea de Madrid en la comparecencia del Consejero de Medioambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio.

Sobre las cláusulas suelo en la Comunidad de Madrid.

El grupo Parlamentario de Podemos en la CM ha solicitado esta comparecencia al entender que en relación con las llamadas “Cláusulas suelo” que multitud de entidades financieras implementaron en los contratos hipotecarios de miles de madrileños y madrileñas, la Comunidad de Madrid, y en particular la Dirección General de Consumo, no ha hecho absolutamente nada.

El Gobierno de Cifuentes se carga la Unidad de Atención al Drogodependiente de la cárcel de Navalcarnero.

Terminan con un programa pionero alegando falta de competencias, pero Cristina Cifuentes escribió a los presos y sus familias asegurándoles que tendrían un nuevo programa en breve.

Proponemos un nuevo modelo de Financiación y un Plan de atención a Municipios Especialmente Endeudados.

Desde 2011 las políticas austeridad y reformas, hacen que la autonomía local sea un mal chiste. Sin aclarar las competencias, sin establecer sistemas de financiación estables, transparentes y equilibrados, no puede haber desarrollo municipalista.

Sobre las obras en la M-40 y la A-5 y la solicitud de gratuidad de la R5.

El puente de la circunvalación de la A-5 a la altura de Alcorcón en Madrid y la M-40 está en mal estado, por lo que el Ministerio de Fomento, ha decidido acometer el arreglo del mencionado puente de la m-40, las obras durarán los meses de Octubre y Noviembre.
Después, comenzarán las obras para el desdoblamiento de la A5, con una duración estimada de 10 meses.
Con motivo de los grandes atascos que se producen cada mañana, solicitamos en la Asamblea de Madrid que se iniciaran las acciones oportunas con el Ministerio de Fomento para ofrecer de forma gratuita el uso de la R5 como alternativa.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑