Buscar

Emilio Delgado Orgaz

Diputado de la Asamblea de Madrid por PODEMOS

EFEMÉRIDES: SOBRE EL 1 Y EL 2 DE MAYO

22g

Sobre el 1 de Mayo.

Tengo unos diez años, y estoy de rodillas junto a mi hermano sobre una tela roja. Colocamos tiras de cinta aislante blanca formando letras que a su vez configuran la frase: CCOO Sindicato Trabajador. Preparamos una pancarta casera. Viene el primero de Mayo y en casa es una fecha indiscutida. Son los tiempos de los locales modestos del sindicato (Cada uno bajaba su silla, en Navidades colectas de juguetes para otros niños y niñas del barrio), grandes huelgas en la construcción, mi padre llegando muy tarde a casa de alguna asamblea.

Toda la familia, incluidos mis tíos y tías, acudiremos a la manifestación del Día del Trabajador.

Tengo 39 años, es primero de Mayo y reparo en que no he acudido a la manifestación, hace algunos años ya que no voy, mi familia tampoco va desde hace tiempo.

Me pregunto qué ha sucedido entre estos dos momentos. Me respondo:

Las modificaciones operadas en el mercado laboral: Ya pocos viven donde trabajan, no crían a sus hijos juntos, no hablan de la situación de la fábrica (Porque no hay fábrica), quienes malviven en trabajos precarios de unos meses no se sindican. Para qué si mañana ya no estarán en ahí. Los parados, los inmigrantes, los becarios…sin fuerza que los organice.

La cadena de cesiones que han protagonizado en las sucesivas reformas laborales unos sindicatos desaparecidos en la crisis más grave que ha sufrido nuestro pueblo en varias décadas. Afectados por si fuera poco por escándalos de corrupción como el de las tarjetas Black o los ERE que contribuían a minar su prestigio.

La movilización del primero de Mayo ha ido perdiendo su potencia en los mismos años en que la patronal desplegaba la suya, una fuerza imparable que ha modificado las relaciones laborales y sociales hasta lo inimaginable. Turbocapitalismo frente a unas organizaciones sindicales poco ágiles.

Hoy tener empleo no significa en modo alguno librarse de la amenaza de la pobreza. Uno de cada cinco trabajadores en España es pobre, es decir que gana menos del 60% de la renta media.

Es inaplazable la actualización de un sindicalismo que sin plan de futuro ni respuestas a los interrogantes del presente, se refugia en el pasado. La nostalgia jamás ha operado como una fuerza motora.

A las grandes empresas de este país no les preocupan ni las proclamas estériles, ni las procesiones folcklóricas. Tampoco los llamados sindicatos alternativos han sido capaces de romper sus propios límites. Pareciera que el sindicalismo ha sido el campo en el que menos ha calado la tormenta renovadora del 15M.

Es lógico que las movilizaciones mengüen cuando cada vez menos trabajadores y trabajadoras se sienten concernidos por la llamada de unos agentes a los que perciben lejanos. Queda todo por hacer en el terreno de las relaciones laborales.

Hay algunos destellos de esperanza en la gestión de conflictos concretos, en sindicalistas potentes que piensan nuevas formas organizativas y encaran con audacia la nueva realidad, en grupos de personas precarias y paradas, en ideas que hablan de vincular derechos de ciudadanía como la renta básica a la actividad sindical…habrá que darles espacio y tiempo.

En un escenario internacional tan agresivo con los derechos laborales no podemos cometer el error de confundir la crítica de algunas prácticas sindicales con la impugnación absurda de la organización sindical en su conjunto.

Sobre el 2 de Mayo

Nada hay más ocioso que convertir una efemeride en un ejercicio mecánico de rituales secos.

El dos de Mayo, que evoca la resistencia del pueblo de Madrid en la guerra de independencia frente a Napoleón, es celebrado indistintamente por todos los espectros políticos de nuestra región sin que suscite controversia su naturaleza revolucionaria. Es evidentemente una fecha en disputa.

La interpretación Naif que sectores vinculados a las élites vienen haciendo de aquellos sucesos, viene a ser la de un pueblo fiel a sus gobernantes que se levanta en armas contra el invasor extranjero. Independientemente del papel de sus gobernantes. Por el contrario, algunos sectores de izquierda desaprovechan la ocasión de entender el papel que juegan las identidades colectivas en la capacidad de agregación política y en la intervención social, al menospreciar aquellos hechos ubicándolos dentro de una revolución “equivocada” que salió en defensa de sus opresores.

Aunque hay algo de verdad en ambas lecturas, merece la pena ahondar un poco en aquellos sucesos épicos, dramáticos y violentos que modificaron el curso de nuestra historia.

Si de una parte el movimiento de resistencia nacional se anclaba firmemente en la defensa de la tradición religiosa y cultural, de las viejas leyes por opresivas que fueran o en la reivindicación dinástica de un rey propio e idealizado frente a uno extranjero, también hubo quienes percibieron la oportunidad de introducir cambios de progreso en el país en las zonas y capas sociales más permeables a las ideas que venían de Francia. Liberales que abogaban por equilibrar el orden establecido con una ampliación de las libertades y Había entre estas dos fuerzas un eje común, la defensa de la soberanía nacional, pero alrededor del cual cada una ejercía fuerzas en sentido centrífugo.

La realidad imponiéndose a la determinación idealista previa, a las lecturas planas o mecánicas. Contradictoria y plural. Viva.

En aquellos días convivieron el heroísmo del pueblo y la pleitesía inmediata de la nobleza y la alta administración, el intento de centralización frente a la autonomía municipal y provincial que fue clave a la hora de la contienda militar, la constitución de 1812 y el: “Vivan las cadenas” posterior, Los liberales y los afrancesados, luces y sombras que configuran un desarrollo histórico concreto.

Aunque la constitución de 1812 fuera abolida posteriormente, su impronta liberal fue recogida en diversas etapas y procesos políticos posteriores abriendo las vías a planteamientos más avanzados.

Ayer, como hoy, un pueblo contradictorio y diverso hubo de hacerse cargo de defender la soberanía cuando sus élites no dudaron en entregársela a terceros a cambio de salvar su propia posición. Muchos y muchas dieron su vida por ello, con todas las contradicciones que se quiera.

Emilio Delgado Orgaz 04/04/2016

Pedimos una ley de financiación local en la Comunidad de Madrid

 

…La financiación local es una cuestión pendiente desde el principio de la democracia. Mientras que en las últimas décadas se ha trabajado en la descentralización de recursos y competencias por parte del Estado a las CCAA, la financiación local, la llamada segunda descentralización, ha quedado sin resolver.

Es por tanto evidente que nuestra Comunidad necesita articular adecuadamente un sistema de financiación municipal que a partir del desarrollo de nuestro estatuto de autonomía, permita a los municipios planificar adecuadamente estrategias a medio y largo plazo de forma segura y estable…

14/04/2016

Financiación de las corporaciones locales en la Comunidad de Madrid

Esta mañana se me quedó corto el tiempo, aun así os paso la valoración que hemos realizado desde Podemos CM de la financiación de los municipios de la Comunidad y adjunto el texto completo de la intervención.

INTERPELACIÓN JUEVES 07 DE ABRIL DE 2016

Señora Consejera, Señorías: No tiene sentido que ni ustedes ni yo vayamos a engañarnos a estas alturas sobre los problemas que aquejan a los municipios de la Comunidad de Madrid.

Unos son de carácter técnico (Controlar la deuda, atraer inversiones, reducir gastos, reorganizar plantillas), Otros son de naturaleza política (Lograr los equilibrios de gobierno, atender a los sindicatos, lograr una buena relación con su consejería), también sociales pues es en las calles de cada municipio donde se padecen situaciones urgentes y estalla la crisis en forma de pobreza y exclusión, un desahucio un martes, atención a víctimas de la violencia machista un viernes, largas colas en los comedores sociales…

La situación hoy de nuestros municipios podría calificarse sin margen de error como de estrangulamiento financiero-competencial. Si de una parte sus competencias se ven amenazadas, también sus capacidades se ven reducidas por el ahogamiento financiero y de liquidez.

Esta situación deviene de la política que el Partido Popular ha desarrollado en muchos municipios pero muy especialmente de la que ha desarrollado en la Comunidad Autónoma de Madrid durante los 21 años que lleva gobernando.

En este período, su política ha sido contradictoria, errática, zicatera e irresponsable.

Que ha sido contradictoria lo confirma la tensión entre leyes que invocan el principio de descentralización administrativa: La LEY DE ADMINISTRACIÓN LOCAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID y la LEY PARA EL DESARROLLO DEL PACTO LOCAL, ambas de 2003 y otras que colisionan con éstas como la ley 27/2013 de racionalización y sostenibilidad de las corporaciones locales que limita sus competencias y recorre el camino inverso a las anteriores

 

Que ha sido errática, lo prueba el hecho de que esta última ley, haya sido recurrida por más de 3000 ayuntamientos, los grupos de la oposición, los gobiernos autonómicos de Andalucía, Cataluña y Canarias, por el Consejo de Gobierno de Asturias, y por los parlamentos de Extremadura, Cataluña, Andalucía y Navarra. Y que hace escasamente un mes, el Tribunal Constitucional haya tumbado varios preceptos de la misma y no de importancia menor.  A partir de este pronunciamiento del constitucional, son ustedes quienes han de decidir ahora si compete o no a los Ayuntamientos, desarrollar sus servicios en materia de servicios sociales y atención primaria. Estaría muy bien saber que van a hacer al respecto.

 

Que ha sido Zicatera lo atestigua la reducción constante de aportaciones en los convenios, la infrafinanciación de servicios como la Bescam o el caos referente a los remanentes del Plan Prisma.

Convenios como el que mantienen ustedes con el Ayuntamiento de Rivas PARA EL SOSTENIMIENTO DE CENTROS Y SERVICIOS DE EDUCACIÓN INFANTIL, que se han visto afectados por una reducción progresiva y unilateral por parte de la Comunidad en la parte que le corresponde, pasando de 777.730,55 en 2008 a 335.856,60 en 2015 cargando sobre las arcas del Ayuntamiento los 634.257,66€ restantes para poder ofrecer este servicio a los niños y niñas y a sus familias.

O el del conservatorio de Móstoles “Rodolfo Halffter” que ha pasado de recibir 1.700.000€ en 2008 a 700.000€ en 2016, adivinen quien ha puesto el millón que falta para poder seguir manteniendo este conservatorio.

En el caso de la BESCAM, además de la reducción unilateral se suma un permanente retraso en los pagos, que llega a sumar normalmente 4/5 mensualidades, cuando tenían que hacer los pagos a mes vencido. Creando graves problemas de tesorería y generando deuda e intereses de la misma que han de afrontar los municipios por sus retrasos.

Y que ha sido (siendo muy muy prudentes) una gestión irresponsable,  lo demuestran tanto los niveles de deuda que dejan sus ex alcaldes en los municipios, en algunos casos como Navalcarnero o Cenicientos con deudas que superan la capacidad de  pago de estos municipios durante cinco generaciones (y que están siendo investigadas por la justicia), como los registros en empresas de la Comunidad de Madrid por la guardia Civil, o también en encarcelamiento de algunos responsables de las mismas.

Por cierto, nos sorprendía la semana pasada, la noticia de que el Consejero Jaime González Taboada, pese haberse desmarcado de la gestión de Arpegio en repetidas ocasiones,  era desde el 23 de febrero de 2006, el único alto cargo entre los seis vocales que integraban la Mesa de Contratación, el órgano técnico que debía valorar las ofertas presentadas por las empresas que concurrían a la adjudicación de las obras correspondientes al Plan Prisma 2006-2007. Así, como que su designación fue realizada por el entonces consejero de Presidencia, Francisco Granados -en prisión desde hace año y medio bajo la acusación de cobrar sobornos a cambio de adjudicaciones de Arpegio-

Además, se da la llamativa circunstancia de que Taboada era, al mismo tiempo, director general de Administración Local y tenía encomendada la planificación del Plan Prisma. Es decir, que si por un lado gestionaba y decidía la cuantía de los fondos que se destinaban a las obras, por el otro, como miembro de la Mesa de Contratación de Arpegio, tenía influencia directa en la concreta adjudicación de los contratos al participar en la valoración técnica de las ofertas.

 

De manera que si, siendo casi pacatos, diremos que la gestión ha sido irresponsable.

 

Por todo ello, nos sumamos a la petición de un nuevo pacto local que se rija por criterios estables, equilibrados, transparentes, proporcionados y que garantice la viabilidad financiera de los municipios.

Un pacto que recupere la idea de la descentralización y la autonomía municipal.

Un pacto que debería ir acompañado en nuestra humilde opinión de una comisión permanente de estudio de la deuda municipal en esta Asamblea, para delimitar qué parte de esas deudas se han contraído cumpliendo el mandato de gobernar a favor del interés general y qué parte de la misma se ha contraído para enriquecer a unos pocos a costa de las fatigas y el abandono de  la mayoría, y que fije mecanismos para exigir responsabilidades y asegurar que esto no vuelva a ocurrir.

Muchas gracias.

 

 

 

 

Fort Apache – España a la Danesa-

Programa de Fort Apache con una mesa que utilizando la serie televisiva danesa, “Borgen”, permite discutir sobre política,  poder y medios de comunicación.

El cambio desde lo Municipal

Dentro del Ciclo de Formación: “De la hipótesis Podemos al ciclo post 20D” que ofrece La Morada de Madrid, compartí la Charla “El Cambio desde lo Municipal” junto con la Portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, el 29 de Marzo de 2016.

Ustedes están faltando al mandato de quienes pagan nuestras nóminas.

Nos deben tiempo, dinero, respuestas, respeto…Esta es mi intervención en el pleno de la Asamblea de Madrid el 17 de Marzo en la comparecencia del Consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada.

Dejo mis responsabilidades en el partido.

Estimadas compañeras, estimados compañeros:

Nunca pensé que iba a llegar el momento de escribir esta carta. Nunca pensé, por supuesto, que iba a encargarme de la inmensa responsabilidad que supone ser Secretario de Organización del Consejo Autonómico de Madrid indefinidamente, pero tampoco que este final iba a llegar con la presentación de mi dimisión como secretario y como consejero de dicho órgano. Éste y no otro es el objetivo de esta carta.

Nunca lo pensé por diferentes razones: en primer lugar, desde el comienzo de Podemos, mi entusiasmo y mi compromiso con el proyecto han sido descomunales, como el de tantas personas que participan en Podemos. Por fin, después de muchas décadas en las que la voluntad de nuestro pueblo fue secuestrada, estábamos en disposición de construir una herramienta para cambiar las cosas. Me impliqué en cuerpo y alma, dejando descuidados algunos aspectos de mi vida y en un momento personal muy especial, pero sabiendo que las horas de trabajo, el esfuerzo y la aventura común merecían, con mucho, la pena. Por fin, construiamos una organización política con capacidad, empuje y dinámicas alejadas de las de los viejos partidos. Por fin, cualquiera, la gente normal y corriente, que levanta este país cada mañana, estaba en condiciones de hacer política. Yo me sentí y me siento identificado con ese Podemos, una herramienta política, transversal y construida para ganar y cambiar la vida de la ciudadanía. En segundo lugar, todos los que me conocen lo saben, soy una persona, que ha tratado de hacer que las cosas funcionaran en virtud del modelo organizativo que nos dimos democráticamente e intentando, dentro de lo posible y con una responsabilidad complicada (Organizar, mediar e intervenir en 180 municipios no hace que a todo el mundo le parezcas el más simpático, obviamente), ser ecuánime, mediar entre diferentes para lograr solucionar conflictos y, todo ello, siendo extremadamente prudente con el contexto general y con nuestro proyecto político.

Hoy, después de meses de trabajo ingente, serio y en la dirección que nos marcamos como organización, he de, lamentandolo muchísimo, dimitir de mis responsabilidades del Consejo Ciudadano Autonómico de la Comunidad de Madrid, así como de consejero de dicho órgano. Quien esté leyendo esta carta se preguntará cuáles son mis motivos para dar un paso así de relevante y por qué elijo este momento para hacerlos públicos.

Respecto a los motivos, he de señalar, en primer lugar, el fundamental: creo que hoy sencillamente me es imposible realizar mi trabajo. La ausencia de dirección política del órgano autonómico es paralizante y, sinceramente, no la merece ni nuestra organización en Madrid, ni todas las personas que apoyaron Podemos con su participación o con su voto. Hechos como que el máximo responsable de esta dirección, el Secretario General, desapareciese de la vida de nuestra organización política, no haya sido capaz de convocar una sola vez, por sí mismo, a todos los Secretarios Generales Municipales de la Comunidad, no estuviese a la altura del nivel de exigencia de la última campaña electoral a las elecciones generales, ausentándose prácticamente durante toda la misma, haya sido incapaz de trabajar una hoja de ruta estrategica para aterrizar la línea política a la realidad de nuestra Comunidad y sus municipios o solamente haya propiciado descoordinación y desconfianza con el Grupo Parlamentario, son suficientemente significativos y describen lo que a mi modo de ver es la antítesis de lo que debe ser un dirigente político a la altura que las circunstancias reclaman.

Durante todo este año y medio, dada mi difícil posición y mi responsabilidad, he intentado, discretamente y sin acudir jamás a medios de comunicación o hacer declaraciones en redes que pudieran dañar al partido, en esa línea pienso seguir. He procurado mediar, buscar soluciones y reactivar a la dirección política en la medida de mis posibilidades, incluso en ocasiones probablemente asumiendo tareas que no me correspondían. En definitiva, he intentado por todos los medios que las aguas volvieran a su cauce y lograr que las cosas pudiesen funcionar pero hoy mi trabajo se ha vuelto misión imposible. Con especial crudeza, he vivido la ausencia de liderazgo y la falta de apoyo en lo que respecta a la ciudad de Madrid con la que se ha bloqueado cualquier posibilidad de coordinación, dificultando el trabajo y no potenciando las posibles sinergias entre los diferentes niveles territoriales.

En segundo lugar, la situación me parece hoy completamente irreformable en los órganos de Madrid. En este sentido, soy incapaz de seguir formando parte de una dirección política que, a mi modo de ver, pone en riesgo por su inacción y las dinámicas perniciosas, que ha permitido instalar, una herramienta levantada a pulso con la ilusión, el esfuerzo y la contribución económica de la gente. Mi responsabilidad también me lleva a pensar que este es el mejor momento para presentar mi dimisión para que la próxima persona que asuma el cargo tenga suficiente tiempo para prepararse para un contexto político difícil en el que, incluso, puede que se repitan las elecciones generales.

Además, quiero dejar meridianamente claro que mi disconformidad y decepción se refieren a las direcciones políticas de Madrid y que, en esa medida, seguiré trabajando desde todos los espacios posibles dentro de nuestra formación política para impulsar una línea de trabajo coherente con lo que nos mandataron las personas que nos votaron en las primarias: compromiso, sensatez, valentía para decir las cosas como son y honestidad y responsabilidad también para dimitir cuando uno cree que es lo necesario y lo mejor para nuestro proyecto. Desde la institución de la Asamblea de Madrid, seguiré tratando de llevar los problemas y las demandas de la gente, así como ponerla finalmente al servicio de ésta, mandato principal de nuestros electores en las pasadas elecciones autonómicas.

Por último, quiero manifestar mi indignación a quienes por vanidad, por torpeza o ignorancia preparan la enésima desilusión de todos y todas. También quiero aprovechar para dar las gracias a las miles de voluntarias y voluntarios y a todas las personas que, desde el principio y durante este año y medio, se han volcado en vertebrar esta organización y, muy especialmente, a todos los responsables de JEZ y personas que han trabajado conmigo, codo a codo, en la Secretaría de organización. Con vuestro esfuerzo y ejemplo estáis pariendo la esperanza del otro mundo posible. Un fuerte abrazo. Que nadie se equivoque: aquí nadie renuncia, ni se rinde; seguimos contruyendo, desde otros espacios fuera de la dirección de Madrid, una herramienta política para la gente y a la altura de los tiempos históricos que vivimos. Como decía Pablo Iglesias el pasado miércoles en el pleno del Congreso de los Diputados: “En la mentira nada florece, en la verdad, todo es posible”.

Emilio Delgado Orgaz,

Móstoles a 07 de Marzo de 2016.

Sobre el colegio público en el PAU IV de Móstoles.

Pregunta al Consejero de Educación Rafel Van Grieken sobre la persistencia de su Consejería en la intención de construir un colegio concertado pese a la solicitud explícita de miles de vecinos, asociaciones y partidos de que se construya un colegio público en el PAU IV de Móstoles.

Aquella rueda de prensa

24118738279_d02918a868_k

A veces ocurre que alguien rebobina hasta algún momento sepultado por el paso del tiempo y rescata episodios pequeños que tienen la capacidad de explicar aquel contexto histórico de forma potente y plástica. Es posible que en el futuro sea útil regresar al día 19 de enero si se desea bucear en la crónica política de nuestros días para explicar procesos ulteriores.

Ese día tuvo lugar la primera rueda de prensa del grupo confederal de Podemos de la décimo primera legislatura. El objetivo era la presentación de este grupo y explicar las circunstancias que han rodeado su conformación. Sin embargo, todo, absolutamente todo lo que ocurrió en la forma y en el fondo era noticiable.

Para empezar, el propio formato de la comparecencia, en un país acostumbrado a ver a sus dirigentes en una televisión de plasma, a que le hurten explicaciones, a ruedas de prensa sin preguntas o con preguntas limitadas y pactadas. Durante casi una hora, el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, junto a Alexandra Fernández (En Marea-Podemos) y a Xavier Domènech (En Comú-Podem), se sometieron a todas la preguntas y repreguntas de los periodistas, pudiendo interpelar estos directamente a cualquiera de los tres portavoces. El tono cercano contrastaba con las formas, pretendidamente serias, de quienes han hecho del protocolo un escudo para que nadie cuestione su estilo de vida.

La presentación del grupo confederal “Podemos-En Común-En Marea”, apuntaba de forma implícita y explícita a la que es posiblemente la única salida que le queda al estado español para superar sus dificultades de encaje territorial y su supervivencia como proyecto nacional. Esto es, evolucionar hacia un proyecto real de nación de naciones que permita la unidad en la diversidad y que tenga un proyecto político que proteja a la mayoría social del país de la voracidad de unas élites que no dudan en saquear los recursos de todos para su propio beneficio sin reparar en las consecuencias económicas, sociales y políticas de su actividad depredadora.

La propuesta política que ha defendido Podemos junto con sus alianzas, el tridente que anuda la plurinacionalidad, la regeneración política y la justicia social y que se concreta en cinco medidas de reforma constitucional, constituye un ejercicio de alta ingeniería política que demuestra solvencia y responsabilidad, dos cualidades sin las cuales nuestro país se ve abocado a una cadena de tensiones que no parecen conducir a ningún lugar estimulante o deseable.
Frente a ella, el que hemos denominado “búnker de los tres” (PP, PSOE y Ciudadanos) se mueve entre propuestas continuistas que presumen y presentan como un valor el inmovilismo y declaraciones ampulosas de cambio, apertura y diálogo, que chocan una y otra vez con las decisiones que se toman en la práctica.

El PSOE, en mitad de la crisis más grave de su historia moderna, aboga por reformas, integraciones y diálogos que simultáneamente niega al impedir que las alianzas de Podemos tengan grupo propio en el Congreso aun reuniendo todos los requisitos formales, mientras no duda en entregar la mesa al PP y a Ciudadanos o cede senadores a ERC y a CDC para que tengan grupo propio en el Senado. Igualmente, sigue sin pronunciarse sobre las puertas giratorias, la derogación de las reformas laborales o la abolición de la reforma del artículo 135 de la Constitución. No aclara qué país quiere, pero insiste en que quiere gobernarlo.

La actitud de este bipartismo ampliado no tiene que ver con la actualización que han demandado millones de personas en las plazas y las urnas, sino con el mantenimiento del status quo y de las condiciones que benefician a un conglomerado de partidos y empresas que ejercen de facto la dirección del país.

La primera rueda de prensa de las fuerzas del cambio en el Congreso continúa avanzando en el dibujo de la otra posibilidad, la de un país distinto que recoja las demandas evidentes de una ciudadanía harta de estar harta.

Conviene subrayar el término, posibilidad, que aclara que no hay nada escrito. Pero cuando lo que queda fuera de esa posibilidad es el reino de la tristeza y la impotencia, merece la pena pelear por ella. Porque no nacimos para vivir impotentemente tristes, sino para descubrir los fantásticos paisajes que hay más allá del miedo y la resignación. Algo se vio ayer, en aquella rueda de prensa, en la que voces distintas hablaban de las necesidades de todos.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑